Cenotes

Los estudios geológicos revelaron que durante la era cenozoica, hace aproximadamente 65 millones de años, la península de Yucatán se encontraba sumergida bajo las aguas del mar. Durante siglos el fondo marino fue recibiendo una gran cantidad de restos de plantas y animales ricos en carbonato de calcio, su acumulación originó el tipo de suelo característico de la entidad, que se distingue del resto del país por el predominio de la roca calcárea o caliza. El territorio comenzó a emerger debido a los movimientos geológicos del planeta. El suelo yucateco es todavía muy joven no ha desarrollado una vegetación tan densa y abundante como otras partes del mundo, por lo que el desgaste producido por la erosión del agua de lluvia, dio origen a infinidad de canales por los que el agua fluía hacia el mar. De este modo se creó una red de ríos subterráneos que diluyeron a la roca madre hasta formar un gran número de cavidades, cuando están secas las llaman grutas y si están inundadas por el agua del subsuelo se les dice cenotes.



Importancia de los cenotes entre los mayas

La palabra cenote se deriva del maya "Dzonot" que significa hoyo en el suelo o pozo. Con la llegada de los españoles se empezó a usar el vocablo cenote para designar a estas profundas oquedades, propias exclusivamente de la península de Yucatán. F.G Hall, basado en los estudios que se hicieron propuso la primera clasificación de los cenotes: en forma de cántaro, de paredes verticales, en forma de aguada y en forma de caverna

Los cenotes son reconocidos y apreciados mundialmente por su significado mítico. Los mayas manifestaban una profunda veneración hacia la naturaleza, pues consideraban que, gracias a su benevolencia, obtenían todos los recursos que necesitaban para vivir. Por lo tanto todas las ciudades prehispánicas del estado fueron erigidas cerca de una fuente que les proporcionara agua todo el año o por lo menos en una época determinada. Los pueblos asignaban a cada cenote una función específica, es decir, los cenotes utilizados para la práctica de rituales, no podían ser empleados para el abastecimiento de agua y viceversa. El estudio de estos, ha permitido encontrar en su interior una gran cantidad de vestigios que nos da una idea de la majestuosidad de las ceremonias religiosas que se llevaban a cabo en aquella época.

Algunos cenotes han sido habilitados para funcionar como balnearios haciéndolos accesibles a los visitantes, sin olvidar que, gran parte de su atractivo lo constituye el entorno natural, esto tenemos los siguientes:





Chichén Itzá

Conocido también como Cenote Sagrado, es uno de los más importantes que existen en la Península de Yucatán. Se localiza en la zona arqueológica de Chichén Itzá a 90 minutos aproximadamente de la Ciudad de Mérida. Testigo de grandes acontecimientos, el Cenote Sagrado es hoy un lugar excelente para visitar, magnífico por su naturaleza y misterioso por su historia.

Xlacah

La zona arqueológica de Dzibilchaltún localizada aproximadamente a 22 Kilómetro de la Ciudad de Mérida, resguarda a uno de los cenotes más bellos de la península de Yucatán. Por su atractivo natural, sus aguas limpias, transparentes y como morada del pez veleta es el sitio ideal para finalizar un recorrido inolvidable con un baño revitalizante.

Noc-Ac

Una pequeña brecha empedrada y un aire de frescura reciben al visitante en el cenote de Noc-Ac, localizado a un kilómetro del poblado del mismo nombre. En este sitio puede practicarse la natación sin riesgo alguno y disfrutar una estancia inolvidable.

San Ignacio

A 20 minutos de Mérida por la carretera a Campeche, en el poblado de Chocholá encontrarás este cenote de color azul turquesa en el interior de una gruta, con iluminación artificial, música ambiental y las condiciones seguras e ideales para nadar en sus aguas transparentes. La bóveda mide unos ocho metros de altura, tiene formaciones de estalactitas y se puede disfrutar de especies endémicas de Yucatán. Las instalaciones cuentan con áreas verdes, restaurante, palapas, vestidores y baños. Abre los 365 días del año.

www.cenotesanignacio.com
informes@cenotesanignacio.com

Sambulá

Localizado a sólo dos kilómetros del centro de Motul, por la carretera que va a Cacalchén, se encuentra este cenote de aguas cálidas y limpias en una gruta. Desde un espacio acondicionado especialmente para los que lo visitan podrás admirar al máximo de esta belleza natural y disfrutar de un feliz día de campo. Abre todos los días de 9:00 a.m. a 6:00 p.m.

X’keken

A este cenote también se le conoce como Dzitnup por localizarse cerca del poblado que lleva ese nombre a unos cuantos minutos de la Ciudad Colonial de Valladolid. Un espectáculo hermoso de luz natural y aguas transparentes son los anfitriones de este lugar al que cualquier visitante prometerá volver para disfrutar de sus dulces aguas.

Zací

Localizado en el centro de la ciudad de Valladolid se encuentra uno de los cenotes más importantes del Estado, de aguas tranquilas y de belleza natural es el lugar es ideal para disfrutar de un paseo maravilloso en compañía de toda la familia. Junto a este cenote se encuentra un teatro al aire libre donde se realizan eventos, un zoológico, estacionamiento y área de restaurantes en donde podrás deleitar con un delicioso platillo regional.