Las llamas pertenecen a la familia del Camélido.

       
           

Desde hace 4,000 o 5,000 años esta especie fue domesticada por los nativos en las sierras peruanas, utilizándola para transportar carga.

       
           
Habitan en prados, zonas montañosas y desiertos.
       
           
Se les conoce por escupir a las personas cuando han sido mal manejadas, amenazadas o maltratadas.